Encuentra el propósito en tu trabajo

Capacidad Espiritual

La mayoría de los ejecutivos son muy cautelosos al abordar el nivel espiritual de la pirámide de rendimiento en entornos empresariales y es comprensible ya que la palabra «espiritual» provoca emociones conflictivas y no parece inmediatamente relevante para el alto rendimiento. Así que seamos claros: por capacidad espiritual, nos referimos simplemente a la energía que se desata aprovechando los valores más profundos y definiendo un fuerte sentido de propósito. Hemos encontrado que esta capacidad sirve como sustento frente a la adversidad y como una poderosa fuente de motivación, enfoque, determinación y resiliencia. Considera el caso de Ann, una ejecutiva de alto nivel en una gran compañía de cosméticos.


Durante gran parte de su vida adulta, ha tratado sin éxito de dejar de fumar, culpando de sus fracasos a la falta de autodisciplina. Fumar tuvo un impacto visible en su salud y en su productividad en el trabajo: disminución de la resistencia por falta de oxigenación, más días de enfermedad que sus colegas, y antojos de nicotina que la distrajeron durante largas reuniones.


Hace cuatro años, cuando Ann quedó embarazada, pudo dejar de fumar inmediatamente y no tocó un cigarrillo hasta el día en que nació su hijo, cuando empezó a fumar de nuevo. Un año más tarde, Ann quedó embarazada por segunda vez, y nuevamente dejó de fumar, prácticamente sin síntomas de abstinencia. Fiel a su patrón, volvió a fumar cuando nació su hijo. «No lo entiendo», nos dijo claramente. Esto tiene una explicación sencilla. Mientras Ann fuera capaz de conectar el impacto del tabaquismo con un propósito más profundo, es decir, la salud de su hijo nonato, dejar de fumar era fácil. Ella fue capaz de hacer lo que llamamos una «adaptación basada en valores». Pero sin una fuerte conexión con un sentido más profundo de propósito, volvió a fumar, una adaptación conveniente que sirvió a sus intereses a corto plazo. Fumar fue un placer sensorial para Ann, así como una manera de calmar su ansiedad y manejar el estrés social. Comprender cognitivamente que no era saludable, sentirse culpable a nivel emocional, e incluso experimentar físicamente sus efectos negativos eran motivaciones insuficientes para cambiar su comportamiento. Para tener éxito, Ann necesitaba una fuente de motivación más sostenible.


Hemos encontrado que para establecer tal conexión, es necesario apartarse regularmente de la interminable cadena de los plazos y las obligaciones para tomar tiempo para la reflexión. La inclinación de los ejecutivos ocupados es vivir en un estado perpetuo de emergencia, haciendo lo que parezca más urgente inmediatamente, mientras pierden de vista cualquier cosa más estratégica. Los rituales que dan a la gente la oportunidad de hacer una pausa y mirar adentro incluyen meditación, escritura de diarios, oración y servicio a los demás. Cada una de estas actividades también puede servir como fuente de recuperación, una forma de romper la linealidad de la actividad implacable orientada a objetivos.

Tomar el tiempo para conectarse a los valores más profundos puede ser extremadamente gratificante. También puede ser doloroso, como descubrió un cliente que llamaremos Richard. Richard es un corredor de bolsa que trabaja en la ciudad de Nueva York y vive en un suburbio lejano, donde su esposa se queda en casa con sus tres hijos pequeños. Entre su largo trayecto hacia la oficina y sus largas horas de trabajo, Richard pasa poco tiempo con su familia. Como muchos de nuestros clientes, normalmente sale de casa antes de que sus hijos se despierten y regresa alrededor de las 7:30 de la tarde, sintiéndose exhausto y sin humor para hablar con nadie. No estaba contento con su situación, pero no vio una solución fácil. Con el tiempo, su infelicidad comenzó a afectar su trabajo, lo que lo hizo aún más negativo estado emocional cuando llega a casa por la noche. Fue un círculo vicioso. Una noche mientras conducía a casa desde el trabajo, Richard se confrontó con su vida. De repente, se sintió tan abrumado por la emoción que detuvo su coche en un parque a diez cuadras de su casa para recogerse. Para su asombro, comenzó a llorar. Se sintió consumido por el dolor por el estado de su vida y lleno de anhelo por su familia. Después de diez minutos, todo lo que Richard quería hacer era llegar a casa y abrazar a su esposa e hijos. Acostumbrados a ver a su padre lejano al final del día, sus hijos estaban comprensiblemente confundidos cuando entró esa noche con lágrimas por su cara y los envolvía a todos en abrazos. Cuando su esposa llegó a la escena, su primer pensamiento fue que había sido despedido.


Al día siguiente, Richard se sintió extrañamente obligado a detenerse en el parque cerca de su casa. Por supuesto, las lágrimas regresaron y también lo hizo el anhelo. Una vez más, se apresuró a casa con su familia. Durante los dos años siguientes, Richard pudo contar con los dedos de una mano el número de veces que no pudo detenerse en el mismo lugar durante al menos diez minutos. La emoción se calmó con el tiempo, pero su sensación de que estaba afirmando lo que más importaba en su vida se mantuvo tan fuerte como siempre.


Richard se había encontrado con un ritual que le permitía separarse del trabajo y aprovechar una fuente profunda de propósito y significado: su familia. En ese contexto, volver a casa dejó de ser una carga después de un largo día y se convirtió en una fuente de recuperación y renovación. A su vez, la distracción de Richard en el trabajo disminuyó, y se volvió más concentrado, positivo y productivo, tanto que pudo reducir sus jornadas. A nivel práctico, creó un mejor equilibrio entre el estrés y la recuperación. Finalmente, al aprovechar un sentido más profundo de propósito, encontró una poderosa nueva fuente de energía tanto para su trabajo como para su familia.

En un entorno corporativo que está cambiando a una enorme velocidad, el rendimiento consistente a niveles altos es más difícil y más necesario que nunca. Las soluciones rápidas y superficiales simplemente ya no son suficientes. Las empresas no pueden permitirse el lujo de abordar las capacidades cognitivas de sus empleados mientras ignoran su bienestar físico, emocional y espiritual. En el campo de juego o en la sala de juntas, el alto rendimiento depende tanto de cómo las personas renuevan y recuperen energía como de cómo la gastan, de cómo gestionan sus vidas tanto como de cómo gestionan su trabajo. Cuando las personas se sienten fuertes y resilientes físicamente, mentalmente, emocionalmente y espiritualmente, actúan mejor, con más pasión, durante más tiempo y todos ganan, sus familias ganan, y las corporaciones que los emplean ganan.

Una versión de este artículo fue publicado en el suplemento de Enero 2001 en la revista Harvard

Business Review.

Jim Loehr y Tony Schwartz

Via HBR.org

Traducido y Adaptado por Coach Víctor Vargas para WAO Coaching & Consulting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.